28 de diciembre de 2011

Fabula Establece tus Prioridades

Un experto dando una conferencia, intento aclarar un punto, mediante un ejemplo que los espectadores jamás olvidarían. Primero sacó un jarrón de vidrio, con una boca ancha y lo lleno de piedras del tamaño de un puño cada una. 


Cuando ya no cabían mas piedras en el jarrón, miro a la audiencia y preguntó:
-¿El jarrón está lleno?
Todos los espectadores exclamaron: ¡Si!.

El experto, tomo un balde de pequeñas piedras y las depositó en el jarrón, moviendolo para que se acomodaran entre los huecos que dejaban las piedras grandes. Y preguntó nuevamente a la audiencia:

-Ahora, ¿el jarrón está lleno?
Nuevamente, todos el auditorio respondió con un rotundo ¡Si!

Entonces, tomó un balde lleno de arena, y comenzó a echarlo en el jarrón. La arena se acomodó en los pequeños espacios entre las piedras pequeñas y grandes. De nuevo, preguntó a la audiencia:

-¿Está lleno ahora?
La audiencia, anonadada, respondió de nuevo: ¡Si!.

Así que el expositor tomo un balde de agua y lo vació en el jarrón hasta que quedara lleno. Mientras todos miraban asombrados, les preguntó:

-¿Cual creen que es la enseñanza que quiero demostrarles con este pequeño experimento?
+Un exitoso empresario respondió: La enseñanza es que no importa cuan apretado este nuestro horario, siempre podemos agregar mas cosas.
-No -exclamó el expositor-. La demostración nos enseña que hay que tener prioridades. Imagina que tu familia, amigos y tu fe, son las piedras grandes. Si las hubieras dejado para el final, te hubieras sido imposible incluirlas.

Moraleja: Hay que tener claras las prioridades, y dejar espacio para todo. Las cosas grandes e importantes, y las pequeñas, que no dejan de ser importantes.