12 de septiembre de 2018

Fabula el niño y los dulces

Luego de un largo verano, llegó el día para que los niños regresaran a clase. La maestra, para animarlos en su primer día, decidió llevar un frasco lleno de dulces. Inmediatamente la maestra llego con el frasco, uno de los alumnos salió corriendo adelantándose a todos sus compañeros.

Fabula el niño y los dulces

Una vez llegó al frasco, tomo la mayor cantidad de dulces en su mano. Pero cuando intentó retirar la mano, la apertura del frasco no era lo suficientemente grande. El alumno comenzó a llorar con mucha rabia. Hasta que un compañero le dijo:

- Si sueltas algunos dulces, ¡de seguro podrás sacar la mano!

Moraleja: Muchas veces el egoísmo y el tratar de acaparar todo, no solo impide que otros puedan recibir, sino que hace que tu tampoco puedas hacerlo.