11 de febrero de 2016

Fabula las Ranitas y el Tronco Tallado

Había una vez unas familia de ranitas que vivía en un lago, pero sentían mucho miedo por un tronco tallado que se veía en la orilla del lago, las ranitas les gustaba mucho las fiestas, eran muy divertidas, pero sentían mucho respeto por el tronco. En muchas oportunidades no hacían fiestas para no hacer tanto ruido y no molestar al tronco.

Las ranitas y el tronco tallado


Ellas pensaban que el tronco era un monumento de alguna tribu que ya no habitaba en ese lugar, pero como no se atrevían a acercarse a él para ver bien de que se trataba, solo podían suponer y mirar de lejos su rostro serio que inspiraba autoridad.

Un día muy tormentoso con horribles truenos, el tronco cayó al lago y en ese instante las ranitas pudieron ver que era solo un tronco tallado que no podía hacerles daño. Al darse cuenta de eso comenzaron a reírse de los temores por lo que habían pasado y comenzaron a jugar con él. 

Moraleja: lo que por ignorancia atemoriza, a veces es solo digno de risa.

4 de febrero de 2016

Fabula el Congreso de los Ratones

Una familia de ratones habitaba en la despensa de una casa, en la casa también habitaba un enorme gato que día y noche los vigilaba, los ratones muy poco salían de la despensa ya que le tenían mucho miedo al gato.

Fabula el Congreso de los Ratones

Hasta que llegó el día, los ratones decidieron ponerle fin al problema, convocaron una asamblea a petición del jefe de los ratones que era el más viejo. El jefe de los ratones se pronunció a los presentes:
  • Los he reunido para buscarle fin a este problema, no podemos seguir viviendo así, esto es invivible.
  • ¡Quiero opinar! -dijo un asistente a la asamblea- Vamos a ponerle un cascabel al gato y así todos sabremos por dónde camina el enemigo.
Esa interesante propuesta fue aceptada por todos en la asamblea entre aplausos y felicidad, ellos pensaron que con el cascabel estarían a salvo, porque su sonido avisaría la llegada del gato.
  • ¡Silencio! -dice el jefe de los ratones, para luego opinar- Falta algo muy importante. ¿Quién de todos le va a colocar el cascabel al gato?
Al escuchar eso los ratones se quedaron en silencio, ya que no podían contestar esa pregunta. Corrieron inmediatamente a sus cuevas muy triste, con hambre y sin ninguna solución.

Moraleja: es más fácil proponer ideas que llevarlas a cabo.

25 de enero de 2016

Fabula el Gato y las Sardinas

Un gato llamado Wilor le encantaba comer, pero sobre todo sardinas era su plato favorito. Pero Wilor era un poco tímido y torpe muy poco solía dar con su comida preferida.

Fabula el Gato y las Sardinas

Pero su suerte cambió cuando se alejó algo más de lo habitual en su paseo, dio con un mercado de abastos que se encontraba en la zona costera. En aquel mercado los pescadores ofrecían sus mercancías y había cajas de sardinas por todos lados.

El gato de tanta hambre que tenía, no dudó en ningún momento en dejar de ser torpe y tímido para comerse a algunas de las sardinas. De este modo comenzó a perseguir a uno de los vendedores, aprovechando un momento de descuido por parte del vendedor, el gato saltó a una caja de sardinas pero su torpeza lo puso en evidencia, el vendedor no tardó en encontrar al gato en la caja de sardinas. Lo persiguió por todo el mercado lleno de rabia.

En su huida, Wilor fue a parar en un bosque con un hermoso paisaje lleno de cascadas y muchas hierbas frescas, el gato sintiéndose a salvo pensó que era el lugar ideal para comer su sardina. Pero entonces, el gato creyó ver en el agua a otro gato con una sardina aún más grande que la suya, muerto de envidia saltó al agua para quitársela.

18 de enero de 2016

Fabula la Oveja Falsa

Era un tiempo de invierno donde los zorros tenían mucha hambre… había uno que no aguantaba, estaba desesperado, es cierto que todos los corrales estaban altos y con muchos perros alrededor. Entonces el zorro dijo: “aquí no es cosa de ser bobo, hay que ser más vivo que los humanos”. 

Fabula la Oveja Falsa

Así que se fue a donde un molino, aprovecho que el molinero estaba en otro lado, se revolcó en la harina hasta quedar de color blanco. Llegó la noche y el zorro se fue acercando a un corral: “Mee, mee” balaba como oveja, salió la pastora y vio algo afuera blanco y dijo: “Se ha quedado una ovejita afuera”, abrió la puerta y metió al zorro.

Los perros ladraban y el zorro pensó: voy a esperar que se duerman igual las ovejas, luego buscaré al cordero más gordo y me lo comeré. Cuando llegue la madrugada apenas abran la puerta comienzo a correr y nadie podrá alcanzarme.

Así como el zorro lo dijo lo hizo, pero no alcanzó a salir, ya que él no contaba con el clima, ese día no salió el sol si no que llovió y la harina se le comenzó a quitar y una oveja que estaba a su lado dijo: ¿Qué oveja es esa que se despinta?, cuando ya se le quitó toda la harina al zorro, las ovejas se dieron cuenta y comenzaron a balar, entonces vinieron los perros y con muchos mordiscos lo volvieron cenizas.

Moraleja: No todo lo que brilla es oro.

9 de diciembre de 2014

Fabula el Pastor mentiroso

Estaba un pastor de ovejas junto con su rebaño, el cual comenzó a gritar con todas sus fuerzas: "¡Auxilio! ¡Auxilio! El lobo viene por mis ovejas". El pueblo, dejando a un lado todos sus quehaceres, acuden al llamado del joven, para darse cuenta que no es mas que una chanza pesada.

Fabula el Pastor mentiroso

El joven vuelve a hacerlo una segunda vez, y temiendo el pueblo, volvió. Sin embargo, nuevamente no era mas que una burla. Luego gritó de nuevo, siendo esta vez verdad que el lobo estaba atacando, sin embargo el pueblo no creyó en sus gritos, por lo que la fiera terminó devorándose el rebaño.

Moraleja: Mentimos y mentimos, y perdemos la confianza que los demás tienen en nosotros. Cuando digamos la verdad, no nos creerán.